Gecko Studio

Cómo hacer que un contenido posicione

El SEO es lento, construir una web de autoridad puede llevar años. Hacer que un contenido posicione en los buscadores de forma orgánica es la forma de marketing más lenta que puedes encontrar. Sin embargo, hay algunos atajos para mejorar tus rankings en Google.

Todo el mundo quiere aparecer el primero en las SERPs y hay una buena razón para ello. Estar en la cima de las SERP de Google te asegura que obtendrás una gran cantidad de clics. Si Google piensa que tu contenido debe de estar en el número 1, debe ser realmente bueno. 

Mejora tu autoridad de dominio

La autoridad de dominio es una métrica que Google utiliza para calificar la reputación de un sitio web. Es parte de su algoritmo basándose en una serie de factores. Se necesita mucho tiempo y esfuerzo para aumentar tu autoridad de un dominio. Google quiere ver contenido relevante que satisfaga las necesidades de los buscadores.

La buena noticia es que cuanto más baja es la autoridad de tu dominio, más fácil es aumentarla. Casi cualquier sitio web que contenga algún contenido de calidad puede llegar a tener al menos una autoridad de dominio de 10. 

Por lo general, para un negocio local, una autoridad de dominio de 20-30 es bastante buena. Con ello, suele aparecer en los primeros puestos de la mayoría de los resultados de búsqueda locales. Sin embargo, las empresas nacionales o internacionales suelen tener que apuntar más alto. Una autoridad de dominio en el rango de 40-60 le permitirá alcanzar el éxito, aunque más alto es siempre mejor.

Consigue más backlinks

Los backlinks son una parte muy importante de cómo Google valora tu contenido. El concepto es muy simple: cuando un sitio web contiene contenido valioso, seguramente otras páginas web querrán enlazar a ese contenido.

Una de las mejores maneras de aumentar los backlinks de tu sitio web es a través de una estrategia de marketing de contenidos. Cuanto más contenido de alto valor crees, más posibilidades habrá de que otros lo encuentren y lo enlacen.

Esta es una de las razones por las que los blogs son tan necesarios para las empresas. Ya que les ayuda a construir una audiencia que siga a su negocio y, con suerte, si les gusta el contenido realicen enlaces hacia tu web.

Otra forma de utilizar el marketing de contenidos es atraer a clientes potenciales creando contenido de gran valor, como por ejemplo con los libros blancos. Estos recursos son específicos de tu negocio, cuando la gente los quiera utilizar los enlazarán a él.

Con cualquier estrategia de contenidos que elijas, tu contenido no se situará en el número 1 de las SERP de Google de la noche a la mañana, así que tendrás que distribuir tu contenido de forma más directa para conseguir backlinks.

Para ello, puedes por ejemplo, compartir tu contenido en las redes sociales, contactar con personas influyentes que lo enlacen o enviar un correo electrónico a sitios web que te interesen y pedirles que lo enlacen. O si realmente quieres garantizar que tu artículo sea visto, siempre puedes realizar campañas publicitarias promocionando tu contenido.

Crea tus propios backlinks

Si realmente quieres asegurarte de que tu contenido obtiene backlinks, puedes recurrir a los artículos de invitados. Es una estrategia que requiere mucho trabajo, pero es una de las formas más fiables de conseguir backlinks de otros sitios web.

Si creas un contenido que la gente quiera conocer, las personas con páginas web de autoridad estarán encantadas de publicarlos. 

Si realmente quieres aprovechar los post de invitado, también puedes enlazar a los artículos de invitados que has publicado anteriormente. De esta manera, la autoridad de tus posts más antiguos aumentará.

Además de publicar como invitado, también es una buena idea realizar enlaces internos en tu contenido. Esto anima a la gente a visitar más páginas de tu sitio web y dará una buena imagen a los ojos de Google.

Como regla general, lo recomendable es incluir de 3 a 5 enlaces internos por cada 1.000 palabras de contenido. Los enlaces al principio y al final de tu contenido son vistos como los más importantes a los ojos de Google, así que asegúrate de colocar enlaces a tu propio contenido en estos lugares siempre que tenga sentido.

Optimiza todo tu contenido para las palabras clave adecuadas

Tu estrategia de palabras clave es lo más importante para que tu contenido posicione alto en las SERPs de Google. Si estás clasificando para las palabras clave equivocadas no estarás consiguiendo nada.

Se debería optimizar cada página de contenido para palabras clave seleccionadas y previamente investigadas. Además, cada página debe tener su propia palabra clave principal para evitar la canibalización. Hay algunas cosas a tener en cuenta a la hora de elegir las palabras clave a las que quiere dirigirse:

  • Elige tus palabras clave en función de la autoridad de tu dominio: Si quieres subir posiciones inmediatamente en las SEPRs pero tu autoridad de dominio es baja, necesitarás encontrar palabras clave con la competencia más baja que puedas.
  • Ten en cuenta la intención de búsqueda: Si quieres obtener resultados, tu contenido tiene que coincidir con la intención de búsqueda de la palabra clave. Si no, no importará lo bien que te clasifiques.
  • Utiliza diversas palabras clave: Utiliza tanto palabras clave normales como long tail. Esto te ayudará a ampliar tu alcance a los usuarios

Para desarrollar tu estrategia de palabras clave, deberás hacer una buena investigación. Las herramientas como el Planificador de palabras clave de Google son una buena forma de identificar palabras clave relevantes con un buen volumen de búsqueda. 

Optimiza tu sitio web

Si quieres aumentar tus probabilidades de que tu contenido posicione bien en las SERPs de Google, el primer punto en centrarte es la velocidad del sitio. Aumentar el tiempo de carga de una página web aumenta la tasa de rebote y una tasa de rebote elevada indica una mala experiencia de usuario.

Google no quiere enviar a los usuarios a sitios web de baja calidad y los sitios con tiempos de carga lentos pierden prioridad en los algoritmos de Google. Esto se aplica tanto a los resultados de búsqueda orgánica como a los de pago.

Una vez que tengas un sitio web que funcione con rapidez, comprueba si tienes algún problema de SEO que puedas resolver. Por ejemplo, enlaces rotos, errores de indexación, canonización de la URL, etc. Aunque pueda parecer mucho que gestionar, una vez que el sitio web funcione bien, normalmente se mantiene así. 

Estar en el número 1 de las SERP de Google es el primer objetivo para cualquier sitio web. Si lo has intentado todo y no consigues que tu contenido posicione en los primeros puestos para tus palabras clave objetivo, háznoslo saber nos encantaría ayudarte a elaborar una estrategia que te ayude a obtener los resultados que necesitas.

Tabla de contenidos

¿Hay algo que no encuentras?

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Gecko Studio. Con total confianza
Hola. ¿Necesitas ayuda?
Resuelve Online tus dudas